lunes, 2 de enero de 2012

Veracruz, con una de las gastronomías más ricas y variadas de México: Secturc

* Las regiones de la entidad ofrecen al visitante un mosaico de aromas, sabores, colores y tradición

Xalapa, Ver., 02 de enero de 2012.- Aromas, sabores, colores y tradición, eso y más nos presenta la gastronomía veracruzana, que desde la Huasteca con sus exquisitos pescados y mariscos, la vainilla en el Totonacapan, el café de Coatepec hasta lo más exótico en Los Tuxtlas, Veracruz invita conocer a su gente a través de las distintas cocinas de sus muchas culturas, mezclando ingredientes y formas de preparación, pero sobre todo, siendo el motivo para convivir y disfrutar.

Cocina de Xalapa

Los platillos más representativos de la ciudad son chiles jalapeños y chipotles rellenos, guiso de flores de izote, adobo con flor de izote, arroz rojo, tacos de guisos, pambazos, caldo blanco, tortas de gasparitos, chileatole, picadas, rajas de chile poblano, empanadas de flor de calabaza y dulces cubiertos de lasmonjitas.

La flor de izote se conoce en otros lugares como flor de yuca o de palma; los gasparitos, como flor de colorín, zompantles o machetitos; los pambazos jalapeños son acojinados, no se fríen y se rellenan con pollo, sardina o longaniza, y se aderezan con aguacate, chipotle en escabeche y jitomate.

Cocina de Xico

El mole xiqueño es el platillo más representativo de la región y que se exporta a otras partes del mundo; el pan de huevo es el más rico de la zona junto con el vino de mora, el xonequi (guisado de frijoles caldosos, aderezados con bolas de masa y con la hierba aromática que le otorga el nombre); sus galletas son igualmente famosas.

Cocina de Veracruz

La gastronomía veracruzana es el resultado de la fusión de los ingredientes prehispánicos con los sabores de los condimentos traídos por los españoles a estas tierras.

Durante su visita a esta ciudad no olvide probar el famoso Pescado a la veracruzana, las tortitas de hueva de lisa, las cazuelas de mariscos, los pulpos a la marinera, las empanadas de camarón, así como los tamales costeños y de anís.

Para refrescarse, recomendamos probar los toritos, las glorias, los diablitos y el popo (bebida hecha con cacao y arroz), así como el exquisito café con leche y el café veracruzano.

Los frutos del mar dan a la comida veracruzana un sello distintivo. Nadie podría poner en duda que los primeros habitantes de esta región del Golfo acudieron a la pesca como uno de sus principales recursos.

La tierra pródiga del estado hizo más rico su menú gastronómico, y fue aquí en este puerto, de entrada al nuevo mundo, donde se inició la experiencia de mestizaje que dio lugar, con los años, a una de las comidas más variadas y sabrosas de nuestro país.

Cocina de Costa Esmeralda

La cocina veracruzana tiene todo un abanico de posibilidades complaciente para cualquier paladar ya que está condimentada con las especias más naturales y originales.

Muestra de ello son los platillos provenientes del mar como el pescado en escabeche, los pulpos en su tinta, el arroz blanco, las empanadas de camarón, los pescaditos fritos, el chilpachole y el afamado huachinango a la veracruzana.

Las ciudades cuya tradición gastronómica han cobrado fama incluso internacional son Tuxpan, Nautla y Tecolutla, por mencionar algunas; un día en estos municipios sería incompleto sin degustar de una rica mojarra alchilelimón acompañada con malanga y yuca.

La gastronomía que presume Costa Esmeralda es exquisita también, rica en sabor y sazón. Cualquier cantidad de mariscos y pescados en toda su variedad y tipo son suculentos y de deleite incomparable. El zacahuil, tamal hecho de carne de puerco y envuelto en hoja de plátano, le dejará sin duda asombrado. Podrá también deleitarse con unas deliciosas empanadas y otros platillos de la región, que sin duda están para chuparse los dedos.

Alvarado, el arroz a la tumbada

El arroz a la tumbada se ha vuelto indispensable en los restaurantes de mariscos de todo el país. El emblemático platillo de la región pasó de la playa a los restaurantes. De ser una comida propia de pescadores se convirtió en el platillo culinario más representativo de la zona costera de Veracruz.

Algunos lo clasifican como una variante de la paella española, y otros, como un platillo con génesis propia que surgió de la necesidad de una comida nutritiva y llenadora para quienes se dedicaban a la captura marina, sin tener más ingredientes a la mano que los productos del mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada